La soledad: cómo ayudarte a ti mismo y a los demás

Escrito por Stannah en 17-11-2022

Patrick Stannah, director general de Stannah, analiza la soledad en las personas mayores.  

Según el INE, en 2020 había en España 4.889.900 personas viviendo solas. De todas esas personas, 2.131.400 (el 43,6%) tienen 65 años o más. 

Se cree que muchas personas mayores pueden pasar un mes entero sin tener una conversación o algún contacto con sus familiares o amigos.  

Es difícil saber cómo ayudar a alguien que se siente solo. Para hacerlo, aquí tienes 7 ideas que puedes sugerirle a un ser querido o aplicartelo a tí mismo para afrontar la soledad durante la tercera edad. 

Sal de casa 

A medida que envejecemos, salir de casa a diario puede resultar más difícil. Pero, obviamente, es más probable que te encuentres con gente conocida y entables una conversación si sales a la calle.  

Ya sea si vas de tiendas y hablas con los dependientes, o simplemente das un paseo por el barrio o charlas con el vecino, salir a la calle aumentará tus posibilidades de socializar y de distraerte. 

Adopta una mascota

Adopta una mascota

Hay estudios que demuestran que tener una mascota puede mejorar considerablemente tu salud mental y física, además de ayudarte a superar la soledad. La compañía de un gato o un perro son muy enriquecedoras, ¡No importan el tamaño ni la raza! Si te es posible, ¿por qué no invertir tu tiempo en una mascota que te proporcione un amor incondicional? 

Si se trata de un perro, este no solo te proporcionará entretenimiento y seguridad en casa, sino que también te obligará a salir y te ayudará a mantenerte activo. Pasear al perro es una forma increíblemente buena de conocer gente.  

Mantente conectado 

Las redes sociales pueden abrumarte un poco al principio, pero las ventajas de participar en ellas son innumerables. Recuperar el contacto con viejos amigos puede ser muy gratificante en la tercera edad, y plataformas como Facebook hacen que ahora sea más fácil que nunca.  

Skype, WhatsApp y FaceTime te permiten ver a tus seres queridos y charlar un rato con solo pulsar un botón, lo que es una gran ventaja si vives lejos de ellos. 

Aprovecha las asociaciones locales 

Participa en las actividades de tu ciudad o tu barrio. Hay asociaciones para casi todos los intereses, desde senderismo hasta dominó o cartas, o incluso puedes probar alguna actividad nueva.  

Es una buena forma de conocer gente y de tener reuniones sociales periódicas. En definitiva, la proactividad es clave en la tercera edad si quieres encontrar y desarrollar amistades duraderas. 

Dedica tiempo a alguna causa 

Las asociaciones benéficas buscan constantemente personas que quieran aportar su tiempo en favor de una buena causa. La jubilación te ofrece la oportunidad perfecta para hacerlo, así que ¿por qué no visitas una asociación benéfica local y preguntas si necesitan ayuda? ¡Seguro que será muy gratificante!  

Igualmente, algunas iglesias realizan actividades para la comunidad con la ayuda de voluntarios. Ya sea para ayudar con diferentes tareas o colaborar en la fiesta local, este es otro lugar acogedor para socializar. 

Organiza un plan que te ilusione 

¿Por qué no organizas un plan que te apetezca con amigos o familiares? Es una forma magnífica de pasar un buen rato juntos. A veces es difícil coincidir con la familia y los amigos porque hoy en día todo el mundo está muy ocupado, pero si reservas un día con antelación, será más fácil que estén disponibles y tendrás un evento que esperar con ilusión. También puedes organizar una quedada periódica, aunque sea algo sencillo, como un café a la semana. 

Viajar es otro proyecto emocionante que esperar con ilusión. ¿Qué te parece una escapada anual? Por ejemplo, hay muchas excursiones en tren o autobús para pasar un día en la playa o en el campo, así que ¿por qué no aprovechas alguna de estas oportunidades?  

Nunca sabes a quién acabarás conociendo, o a qué te puede llevar. Si te apetece algo más exótico, también existen cruceros para personas que viajan solas, por lo que no hay necesidad de ponerse nervioso, ya que todos estaréis en el mismo barco (literalmente). 

Habla con alguien

Si tienes problemas de movilidad y crees que la soledad está afectando a tu salud mental, existen líneas telefónicas de ayuda, como el Teléfono de la Esperanza, que te ofrecen una voz amable con quien charlar.  

Tampoco hay que avergonzarse de decir a los amigos o a la familia que te sientes solo. Una vez que des a conocer estos sentimientos, será mucho más fácil que la gente de tu entorno te ayude.  

Como dijo el escritor Oscar Wilde: “Al fin y al cabo, el vínculo de toda compañía, ya sea en el matrimonio o en la amistad, es la conversación”. 

 Referencias 

Crece la soledad: 96.200 personas más viviendo solas