9 Consejos para potenciar tu relación en la tercera edad

Escrito por Stannah en 16-09-2022

Cómo reavivar tu relación en la tercera edad

¿El matrimonio lleva a la felicidad en pareja? Los psicólogos no conocen con certeza la respuesta a esa pregunta, pero sí saben que tener una relación estable y sana en la tercera edad aporta múltiples beneficios físicos y emocionales.

Cómo potenciar el vínculo romántico en la tercera edad

Numerosos estudios demuestran que las personas en la tercera edad que están en pareja son más fuertes físicamente y pueden caminar distancias más largas que las personas de la misma edad que no están casadas. Tienen menores niveles de estrés, menores índices de depresión y duermen mejor.

Las investigaciones también demuestran que las personas casadas que sufren un accidente vascular, un ataque al corazón o padecen cáncer tienen más probabilidades de sobrevivir a la experiencia. El matrimonio proporciona una buena fuente de apoyo social que mejora la calidad de vida y reduce la sensación de aislamiento.

Por supuesto, la soledad no es lo mismo que la sensación de sentirse aislado. Muchas personas disfrutan felizmente de esa soledad e independencia.

Estar soltero tiene sus ventajas. Se puede disfrutar de una independencia plena pero la parte negativa es que las personas mayores que viven solas tienen (estadísticamente hablando) más del doble de probabilidades de morir prematuramente. Esto puede deberse, en parte, a que no hay nadie que pueda llamar a una ambulancia en caso de emergencia.

La compañía hace que el ser humano sea más feliz, esté más sano y más relajado a cualquier edad, pero, en la tercera edad, tener una relación y un vínculo estrecho con alguien que conoce cada detalle íntimo de tu vida es tremendamente tranquilizador.

Tu pareja te conoce en tus mejores y en tus peores momentos. Puede detectar lo feliz o lo estresado que estás por la expresión de tu cara, y no hace falta que le digas que no te moleste mientras ves tu programa de televisión favorito o que no quieres hielo en tu bebida.

Tener una pareja que te conoce bien es un privilegio, pero cuando llevas muchos años con alguien, es fácil dejar de valorarlo lo suficiente. Todos podemos volvernos conformistas, pero también sabemos lo importante que es sentirse apoyados y valorados.

Los siguientes consejos están diseñados para ayudaros a reavivar el vínculo emocional y romántico que hizo que os sintierais atraídos el uno por el otro por primera vez. No son difíciles, pero si los probáis, descubriréis que pequeños cambios pueden suponer una gran diferencia en la calidad de vuestra relación.

1. Tomaros un tiempo para el contacto

Tomaos tiempo para tocaros

Se ha demostrado que el contacto físico es más eficaz que el apoyo social verbal para reducir los efectos nocivos del estrés, como la elevación de la tensión arterial, los niveles de cortisol y la frecuencia cardíaca, porque estimula regiones de nuestro cerebro que producen sensaciones placenteras.

Se ha comprobado que la ausencia de contacto físico durante tres días aumenta los niveles de estrés y ansiedad, mientras que este contacto reduce la sensación de estrés y ansiedad hasta cinco días después de producirse.
El contacto puede consistir sencillamente en tomarse de la mano, abrazarse, o un agradable masaje que sienta bien y al mismo tiempo hidrata la piel. El contacto físico también incluye el sexo.

Aunque no se habla mucho del sexo en la tercera edad, en 2015, los resultados del estudio longitudinal inglés sobre el envejecimiento (English Longitudinal Study of Ageing), el primer estudio realizado en el Reino Unido sobre la vida sexual de las personas mayores de 80 años, revelaron que el 37 % de los hombres y el 41 % de las mujeres de entre 80 y 90 años seguían manteniendo relaciones sexuales.

Y los resultados del estudio Stannah ‘Ambitions’ Silver Census 2018 revelan que el 22 % de las personas mayores de 65 años afirman que el sexo mejora después de alcanzar la edad de jubilación.

2. Buscar acercamiento

Colocaros cara a cara y a un metro y medio de distancia, aproximadamente, el uno del otro y concentraos en el otro. El límite del espacio personal es de unos 50 cm, así que cada 10 segundos acercaros un poco hasta que, después de varias repeticiones, estéis dentro de esa zona, y continuad hasta que estéis tan cerca el uno del otro como podáis sin llegar a tocaros.

Los estudios demuestran que cuando dos personas permiten consciente y deliberadamente que el otro invada su espacio personal, aumentan los sentimientos de intimidad.

3. Cambiad vuestra rutina

Cuando llevas toda la vida haciendo las cosas de la misma manera, día tras día, cambiar la rutina puede suponer una inyección de energía. Si tu pareja siempre cocina, ofrécete a hacerlo tu un día a la semana.
Puede que solo consigas preparar una tostada con queso (deliciosa con un buen vino), pero tu pareja apreciará el esfuerzo e interés. Iniciar una nueva afición (baile, deporte o teatro, por ejemplo) os dará un interés común mutuo, un propósito y algo de lo que hablar.

La investigación de Stannah destaca que el 60 % de los mayores de 65 años han adquirido una nueva habilidad durante la jubilación. Si notas que pasáis mucho tiempo viendo la televisión, programad una tarde a la semana para ir al cine, pasear o hacer alguna actividad de ocio. Intentar sentaros en la última fila, comer palomitas, tomaros de la mano y besaros a escondidas.

4. Adoptar una mascota

Buscad una mascota

Bien es sabido que las mascotas en general, y los perros en particular, disminuyen la ansiedad y ayudan contra la depresión. Cuando tu perro esté pidiéndote salir junto a la puerta con la correa en la boca, no te quedará más remedio que salir a hacer ejercicio.

Dar un paseo juntos os mantendrá a los dos en forma y, además, os hará sentir necesarios y valiosos. Si tener una mascota a tiempo completo te parece demasiada responsabilidad, en sitios web como Borrow My Doggy puedes ponerte en contacto con personas de tu zona que necesiten a alguien que se quede con su perro mientras ellos están en el trabajo. Es una forma estupenda de probar cómo es tener una mascota sin tener que renunciar al resto de tus compromisos.

5. Haced una ruta de recuerdos

Las parejas con relaciones felices tienden a construir bellos relatos para ambos sobre su pasado y tienen un propósito común de cara al futuro. Cread un álbum de fotos y cartas importantes para recordaros la increíble vida e historia que habéis vivido juntos.

Haced planes para volver a visitar un lugar que tenga un significado especial para ambos. Utilizad el viaje como una oportunidad para pensar en lo que os unió, el camino que habéis recorrido juntos y lo que os queda por vivir.

6. Cuenta las buenas acciones

En un experimento, los psicólogos pidieron a las parejas que contaran el número de veces al día que decían o hacían algo bonito por el otro. El simple hecho de escuchar las palabras y acciones buenas hizo que las personas fueran más felices, más amables y estuvieran más agradecidas.

7. Haced reír al otro

Haced reír al otro

La risa tiene todo tipo de beneficios revitalizantes, pero, además, las investigaciones del neurocientífico Dr. Robert Provine confirman que desempeña un papel crucial en nuestras relaciones. En sus pruebas, los hombres resultaron ser los que más hacían reír y las mujeres las que más se reían.

De hecho, las mujeres se reían con una frecuencia un 126 % superior a los hombres, lo cual es bueno, porque la risa femenina resulta ser el indicador fundamental de una relación sana. Un buen rato de chistes y cine de humor os proporcionará a ambos unas risas garantizadas.

También podéis turnaros para leeros el uno al otro un libro de humor. Cada uno tiene su propia idea de lo que es humor, pero dos de mis preferidos son “Mi vida en rosa”, de David Sedaris, y “Esto te va a doler: Historias disparatadas de un médico residente”, de Adam Kay. Si la lectura te resulta agotadora, este puede ser un buen momento para descubrir el maravilloso mundo de los audiolibros.

8. Jugad a un juego de preguntas

¿Recuerdas el clásico concurso de televisión de los años 70 en el que se hacían preguntas íntimas a las parejas, como “¿Con qué frecuencia se pesa ella?” o “¿Qué edad tenía él cuando se sacó el carnet de conducir?”, para establecer cuánto sabían el uno del otro? Se basaba en una sólida teoría psicológica.

Las investigaciones demuestran que las parejas emocionalmente inteligentes tienden a conocer profundamente todos los aspectos de la personalidad, la historia y las aspiraciones de su pareja. El gurú del matrimonio John Gottman describe a estas parejas como poseedoras de un “mapa de amor” muy detallado que va creciendo y cambiando a medida que la relación madura.

Para jugar a este juego de preguntas, cada uno debe hacer una lista de información interesantes sobre sí mismo, de su historia personal y luego debéis haceros preguntas para determinar lo bien que os conocéis el uno al otro.

9. Cultivar juntos

Los estudios demuestran que estar rodeado de plantas puede ayudar a mejorar las relaciones y a aumentar la preocupación y la empatía por el otro.
Por otro lado, cuando profesores de la Universidad de Texas y de Texas A&M preguntaron a 298 personas mayores cómo calificarían sus ganas de vivir, aquellos que tenían plantas mostraron niveles de optimismo significativamente mayores que aquellos que no las tenían.

 

Referencias: Suzi Godson, columnista sobre sexo y relaciones para el periódico The Times.